Enamorarse: La fuerza mayor por excelencia

August 25, 2017

Me encanta cuando veo en la web cientos y miles de artículos con trucos infalibles para enamorar y que te enamores.

 

Soy abogada y de normas sé un rato. Y Dios sabe cuántas hay. Así que no voy a ser menos y, también, voy a compartir los (mis) preceptos para enamorarte y que sucumban a tus encantos. Esas reglas para que aparezcan las mariposas en tu estómago, para nublar tu vista y que tu aturdido cerebro no pueda enviar las señales correctas para conseguir hacer una frase entera sin perder el aliento.

 

La magia de provocar confusión a la razón, mitigada por las manifestaciones del corazón.

 

 

Esa receta que cambia tu vida. La que te da la luz en esos lugares tan oscuros en los que a veces te pierdes. Para que tus fantasmas nocturnos, como estar en los brazos de alguien mirando las estrellas en una playa desierta, se hagan realidad.

 

Para los que creen que sí existe una ecuación para enamorarse, lejos de querer desilusionaros, creo que es un “accidente” en el que no hay reglas aplicables, ni seguros que lo compensen.

 

En derecho, la “Fuerza Mayor” es aquella circunstancia que, por no poder ser prevista o evitada, imposibilita absolutamente para el cumplimiento de una obligación/norma.

 

De acuerdo con esta definición, creo que es un error cosificar e intentar codificar un suceso tan imprevisible e inevitable como es ENAMORARSE. 

 

Por ello, desde mi corazón, afirmo que para mí, enamorarse, es la circunstancia de Fuerza Mayor por excelencia.

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Instinto básico. La fórmula para evitar una guerra.

August 7, 2018

1/3
Please reload

Entradas recientes

December 19, 2018

March 21, 2018

December 22, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags